Destacados Economia solidaria

Cooperativas contra la reforma laboral

cooperativas

Tras la filtración del borrador de la reforma laboral anunciada por Mauricio Macri la semana pasada, las voces del movimiento autogestionado adelantan la oposición a las modificaciones que se proponen trastocar el mundo del trabajo en la Argentina acorde a los cambios propuestos, entre otras organizaciones trasnacionales, por la Organización Mundial del Comercio, que desde el 10 de diciembre realizará su décimo primera conferencia ministerial en Buenos Aires.

Para aprobarse, la ley de que modificaría las ocndiciones de trabajo necesitará del apoyo de la oposición, por lo que el gobierno se encuentra negociando también con gobernadores que le den apoyo en el Senado y con sindicatos que den el sí a los legisladores peronistas.

El movimiento de la economía social, solidaria y popular también se ve afectado. “La reforma laboral en la Argentina profundiza la ofensiva del capital contra el trabajo después del acceso al gobierno de Cambiemos y su ratificación ampliada con el 42 por ciento de los votos en elecciones del 22 de octubre. En ese marco no debe sorprender que Macri asuma una fuerte iniciativa en el sentido de reformas reaccionarias del régimen laboral y previsional e intente modificar regresivamente el régimen tributario, penal y avanzar en una vuelta de tuerca en privatizaciones de la salud y la educación. Es un intento por avanzar contra derechos sociales conquistados en un largo trayecto histórico, en una dinámica que se inició en 1975 y se potenció con la dictadura genocida y los años 90”, sentenció Julio Gambina, director del Instituto de Estudios y Formación de la CTA.

Para el economista, la autogestión es una oportunidad para mostrar que otro modelo productivo es posible: “Se trata de confrontar contra el sentido común gestado por la asociación entre los medios tradicionales y el discurso gubernamental, que orientado a su electorado, actúa sobre la totalidad o buena parte de la población, coadyuvando a configurar una situación de ausencia de proyecto popular alternativo”.

Según su análisis, a comienzos de los 2000 se multiplicaron las recuperaciones de empresas debido al marco recesivo y de abandono patronal, pero en el presente lo que se habilita es “el desarrollo de organizaciones autogestionadas por el movimiento popular desde lo ya construido y articular un entramado social popular autogestionado con el intento de organizar otras relaciones sociales en la producción para confrontar con la lógica capitalista del mercado”, ya que la lógica mundial gubernamental-privada que se impone es la de la precariedad y la ofensiva contra derechos laborales.

El presidente de Fedecaba y trabajador retirado de la empresa gráfica recuperada Campichuelo apuesta a la unidad entre el sindicalismo y el movimiento autogestionado para enfrentar las reformas y defender el trabajo.

“Es un paso fundamental lograr que todos los sindicatos que tuvieron desconfianza hacia la autogestión se la quiten. Tenemos grandes experiencias por contar: los gráficos tienen una secretaría de economía social y solidaria donde trabajan con cooperativas y les dan la obra social; lo mismo sucede con la UOM en Quilmes; curtidores apoya todas las recuperaciones; y las CTA tienen sus espacios de discusión y creación política en torno a la autogestión”, reflexionó en fedecaba.org.

En esa sintonía, alertó: “En la medida en que avancen los planes de flexibilización, pueden utilizar a nuestro sector  -que está muy por debajo en sus niveles salariales de los compañeros sindicalizados- para quebrar a los sindicalizados: tranquilamente una empresa puede empezar a tercerizar su trabajo en una cooperativa porque le sale más barato que hacerlo con sus empleados. Así pueden ir doblegando trabajadores sindicalizados. Es urgente evitarlo tanto para no autoexplotarnos como para hacer frustrar estas políticas que solo quieren bajar los salarios de todos los trabajadores”.

Mientras tanto, la confederación CTEP, junto al Movimiento Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa prepara una gran movilización contra las reformas y por la presentación de la Ley de Economía Popular.

Tras la asamblea realizada el viernes pasado, el secretario General Esteban Castro resaltó: “Los Movimientos Populares, manteniendo la unidad en la lucha, volvemos a la calle para manifestarnos en contra de las reformas que propone el Ejecutivo, porque van en contra de los trabajadores y excluyen a la Economía Popular. La agenda social está ausente y es necesario que visibilicemos los problemas que vive el sector. Vamos por la Ley de Emergencia Alimentaria y por una ley integral para los trabajadores y trabajadoras de la Economía Popular”.

Fuente: Ansol

Agregar comentario

Click para dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *