Destacados Economia solidaria

Organizaciones de la economía social reclaman políticas de incentivo al sector

mesa-de-consumidores-y-comercializadoras

La Mesa de Organizaciones de Comercialización y Consumo Solidario se presentó en el Mercado Bonpland para visibilizar a la economía social y mostrar que hay un espacio de unidad para reclamar al Estado que compre cooperativo y además otorgue financiamiento a este tipo de organizaciones.

Desde hace más de dos años, La Yumba, Colectivo Solidario, Caracoles y Hormigas, La Popularia, Puente del Sur,  CFP24, Mercado Transformador, Iriarte Verde y Almacén Autogestivo se vienen encontrando. En 2016 dieron un salto al realizar el Encuentro Economía Social y Solidaria en el Centro Cultural de la Cooperación, donde realizaron un diagnóstico de dispersión y decidieron encarar los desafíos como las compras conjuntas para reducir costos de transporte y logística.

Mini Pérez, presidenta de la cooperativa de consumo La Yumba contó, desde la Feria de Agronomía: “El Estado tiene un poder de compra impresionante. Si lo hace en la economía social y solidaria, implicaría un cambio enorme. Además tiene financiamiento: podría otorgarlo para almacenamiento, transporte, logística, stock”.

“Esta experiencia que estamos haciendo acá y ahora con la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria es fenomenal. Este lugar es lindo e invita a consumir responsablemente. Esa forma de consumo implica trabajo: organizarse, elegir dónde ir a comprar, ir un determinado día. Expandir ideas, compartir lo que hacemos es una de las líneas que tenemos que trabajar juntos”.

El almacén autogestivo que funciona en la Universidad de Quilmes, fue impulsado por el Programa Universitario de Incubación Social. Este lugar vende no sólo a la comunidad educativa, sino también al barrio.

Nelly Schmalko aseguró: “Podemos aumentar escala en asociatividad y disminuir los costos. Son cosas prácticas que nos pasan cotidianamente cuando, por ejemplo, compramos yerba”.

Así, ejemplificó: “Cuando hay que pagar un flete que viene desde Misiones hasta Parque Patricios o Pompeya, donde están los depósitos, después hay que pagar otro flete que venga hasta el Almacén Autogestivo. Ese es el producto que más sale porque en la Universidad todo el mundo toma mate, entonces se transforma en un costo grande. Coordinar la compra de varios productos nos implica, a veces, cruzar toda la Ciudad de Buenos Aires. Si nos organizamos con Puente del Sur, por ejemplo, lo vamos resolviendo”.

Montserrat Miño, de la cooperativa de trabajo comercializadora Colectivo Solidario, agregó que hace falta esta mesa porque los productores y productoras se enfrentan a tarifazos en servicios y a aumentos de costos en los insumos y en logística, y detalló: “No es lo mismo que le compre una tonelada a que le compremos nueve toneladas organizadamente”.

“Cuando se mejora la comercialización, los productores venden más. O nos unimos y la peleamos juntos, o los productores y actores de la economía social no van a poder sustentar las vidas de las personas”, concluyó.

Todas las organizaciones de la economía social, popular y solidaria reclaman al Estado que sancione una ley de compre cooperativo y la aplique.

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, la Confederación Cooperar, entre otras, lo vienen haciendo desde distintas perspectivas y de diferentes maneras, pero coinciden en que implicaría un impulso para un sector pujante que está al servicio de las personas y no del capital.

Fuente: Ansol.

Agregar comentario

Click para dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *