Culturales Destacados

La justicia falló en contra de un funcionario por violencia laboral y de género

fallos-1024x768

El fallo a favor de Eliana Berón que la absolvió de culpa y cargo de la acusación de calumnias e injurias realizadas por el director obrero del Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (Iafas), Gabriel Abelendo, representa “un gran paso en la lucha de las mujeres contra la violencia”, afirmó a AIM Nelly Fabre, integrante del departamento de género de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

En la sentencia, el juez explicó que “si bien puede quedar desprotegido el honor” de Abelendo, se puso en resguardo a la libertad de expresión y es nombre de ella que no reviste delito las declaraciones de Berón, quien había denunciado en la esfera pública el maltrato del funcionario. En ese sentido, remarcó que “los funcionarios públicos están expuestos a la crítica, sea esta fundada o no, ya que tienen que regirse por el buen desempeño y el buen comportamiento”.

“El fallo fue ejemplar, porque el juez explicó que como Abelendo es un funcionario cualquier trabajador lo puede criticar por sus funciones y eso es lo que se planteó desde el principio, porque los cuestionamientos que se realizaron fueron en base a cómo él se manifestaba o las postura que tomaba ante los trabajadores, ya que es una persona déspota, que se abusó del poder que tiene, ya que maltrata a todos los trabajadores, fundamentalmente las mujeres”, indicó  Fabre a esta Agencia. En ese sentido, precisó el director obrero perseguía a los trabajadores: “Por reprimenda los dejaba sin horas extras, se le negaban francos y, hasta, se los trasladó de lugar”.

En ese marco, la gremialista reivindicó que las mujeres no toleran más este tipo de situaciones, por lo que el fallo “es muy importante porque abre las puertas para que se siga adelante con las denuncias públicas ante situaciones de violencia laboral, porque nadie tiene derecho a maltratar a una persona”.

“Los funcionarios se sienten impunes y deben tomar consciencia que ellos y nosotros somos empleados del Estado provincial y nadie tiene derecho a maltratar a nadie; una persona por más jerarquía que tenga no puede entrar a una oficina e insultar con palabras soeces a cualquier empleado”, destacó Fabre.

Fuente: AIM Digital

Agregar comentario

Click para dejar un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *